BRUJAS EN MONTSERRAT · Sabaths y Aquelarres

Dicen las crónicas antiguas -a través de Antonio Mañé y el mismo Joan Amades- que la colina situada junto a la ermita de San Juan, en Montserrat, era conocida como el “Pla de les Bruixes”. También se la llamó, más adelante, “el Pla de les Taràntules”, sin saber exactamente si era por las arañas gigantescas de la zona o por el baile frenético que las brujas organizaban en sus sabaths -movimiento que se asemeja al de un ser humano cuando es picado por una Tarántula-. Sea como fuera, los habitantes de Collbató, Monistrol y el Bruc, ya en los siglos XVII, XVIII y XIX, sabían que las brujas ascendían a Montserrat en determinadas fechas.

No hay indicios de que las brujas celebrasen aquelarres en una montaña considerada “Santa” por la Iglesia, aunque sí posiblemente reuniones en contra de la actuación de los benedictinos, y también encuentros de Sabaths. Los Aquelarres, en cambio, podían celebrarse al pie la montaña de Montserrat, en una sombría torre junto al rio Llobregat llamada Torre del Breny. Esta torre es un monumento romano de la época de la República, el cual tenía una extraña relación con la montaña a través de unos espejos de metal, relación que aún hoy desconocemos. La cercanía de la torre con el río era fundamental, pues era necesario para poder realizar la ceremonia de petición de tormentas a las entidades de la naturaleza tras los rituales. La Torre del Breny es conocida popularmente como la “Torre dels Dimonis” y cuenta la leyenda que fue construida en una sola noche per un sabio diablo ayudado por una vieja amiga que le traía las piedras que le hacían falta.

Torre del Breny, autor: Joan, Fuente: Wikimedia Commons

Torre del Breny, autor: Joan, Fuente: Wikimedia Commons

Las brujas en Cataluña y los Druidas

En Cataluña tenemos un tema pendiente con respecto al esoterismo; me refiero a la revaloración de todas nuestras brujas y de todos los sucesos, persecuciones y muertes acaecidas en los siglos XVII y XVIII en muchos lugares del principado. Por suerte, desde el 68 y su revolución cultural, nuestra percepción acerca de los brujas ha cambiado. Ahora ya no se las ve como mujeres diabólicas, sino como mujeres emancipadas, precursoras del feminismo y de las medicinas alternativas. Incluso como una especie de reguladoras de la natalidad, y por eso, enfrentadas a los poderes públicos. Esta valoración progresista de las brujas muestra muchos aspectos correctos, pero no hay que perder de vista que aparte de esos conatos de emancipación femenina, también eran poseedoras de conocimientos esotéricos que la Ilustración y el 68 no entiende y que debemos recordar.

Las hechiceras y brujas de la Edad Media fueron los únicos testimonios y enlaces con los conocimientos chamánicos y espirituales del paganismo libre, es decir, con la antigua religión autóctona que podemos agrupar bajo el nombre de Druidas. Ellas, junto con algún hechicero, mantuvieron en épocas oscuras métodos de curación y cambio personal casi olvidados por la población. Pero estas brujas y hechiceras, con ser también mujeres espirituales, tenían asimismo conocimientos esotéricos reales con respecto a la naturaleza, así como algunos poderes que nuestra mentalidad ilustrada se resiste a aceptar. Ciertamente que algunas hechiceras tomaron el camino de la izquierda, es decir, utilizaron sus poderes en negativo, y algunas se convirtieron en brujas satánicas; pero este hecho no desvirtúa a todo el movimiento. También el Cristianismo oficial tomó caminos oscuros y satánicos con los papas Borgia o Luna, por sólo citar algunos, y hoy no renegamos del Cristianismo por eso.

Por cierto, la brujería no es sólo algo del pasado. En el siglo XX, este movimiento ha renacido bajo el nombre de WICCA a partir del brujo G Gardiner. Los discípulos de WICCA se cuentan por miles en todo el mundo.

El pentáculo es uno de los símbolos de fe fundamentales reconocidos internacionalmente por la Wicca y utilizado en el Día Mundial del Paganismo. «Pentacle 2». Fuente Wikimedia Commons

El pentáculo es uno de los símbolos de fe fundamentales reconocidos internacionalmente por la Wicca y utilizado en el Día Mundial del Paganismo.
«Pentacle 2». Fuente Wikimedia Commons

 Las persecuciones en Cataluña

Hay que recordar asimismo que en Catalunya la Inquisición no fue el principal látigo de las brujas. Muchos de los procesos del siglo XVII fueron llevados a término por autoridades civiles de los pueblos catalanes, alcaldes y consejos locales. De estos llamados procesos y de las confesiones de las brujas bajo tortura, tenemos hoy mucho material accesible a los investigadores, escrito en el catalán de la época. En la actualidad no se le da importancia a lo que las brujas cuentan en esos interrogatorios, por ser casi siempre confesiones bajo tortura. Pero lo cierto es que existen muchos datos que coinciden en todas las confesiones, inclusive de países lejanos, y por tanto, algo de verdad podemos inferir de estas confesiones.

Todo empezó en Catalunya con una protobruja, posiblemente una hechicera que había aprendido sus artes de la brujería árabe y siria. Nos referimos en el lejano siglo XII a Guilleuma, la castellana que el Barón de Montsoriu llevó a Cataluña  para que viviese en su castillo de Breda-Arbucies. Ella introdujo métodos chamánicos de trato con la naturaleza que aquí eran poco conocidos. Se rodeó de discípulas y creó un Wigam: un círculo junto a unas rocas, que hoy en día todavía pueden verse. Lo cierto es que fue la primera en chocar con la iglesia catalana y ser perseguida por ella, teniendo que huir de Montsoriu y refugiarse en agrestes lugares del Montseny, como Morou y el Gorg Negre -hoy en la localidad de Gualba-. Posteriormente, y después de los primeros procesos en Navarra y el país Vasco, algunas brujas emigraron a Catalunya, al igual que en el siglo XII habían hecho cátaros y templarios. Posiblemente Vallgorgina fue el lugar de reinserción de todas esas brujas. Pero no fue hasta el siglo XVII cuando tuvo lugar en nuestra región la eclosión de la brujas. De los cientos de procesos que tuvieron lugar (Caldes, Granollers, Manresa, etc.) y de la colisión entre Iglesia, Brujas y Poder Civil, ahora no nos interesan la vertiente sociológica ni política, sino que debemos hacernos la siguiente pregunta:

¿Qué ocurría en los famosos aquelarres para que el poder civil y eclesiástico tomase cartas en el asunto? ¿Cuáles fueron sus consecuencias?

Sabaths y Aquelarres

Es obvio que todas las mujeres espirituales de una región estaban más o menos conectadas entre ellas; se conocían y se transmitían conocimientos. Es obvio también que a menudo hacían encuentros entre mujeres de diferentes pueblos, e incluso fiestas. En sus casas de pueblo o en los caseríos no podían hacer reuniones sin ser sospechosas, por tanto, se reunían en lugares en medio de la naturaleza no muy accesibles.

El primer tipo de reuniones -o Sabahts- se hacían en claros del bosque en la cima de montañas protegidas. Eran reuniones de fiesta, conocimiento y contacto, en donde se presentaban las alumnas y los maestros, se intercambiaban ideas y se compartía comida y bebida. Pero hay un segundo tipo de encuentros mucho más tenebrosos y con propósitos decididos: los aquelarres. De lo qué sucedía en los aquelarres y cuál era el objetivo de esas reuniones, no tenemos más fuentes que la toma de notas en los procesos. De esos procesos, aunque contaminados por los notarios, algunos datos objetivos podemos extraer, sobre todo porque se repiten en diversos lugares y países, y siempre, con algunas variantes, sucede lo mismo:

Un grupo de mujeres, a veces solas, pero a menudo con uno o dos hombres, se reúnen en un lugar oculto del bosque o del monte al caer la noche. Casi siempre desnudas o semi desnudas, pues deben dejar la ropa en un lugar oculto. Allí tiene lugar un ritual-ceremonia. Existe siempre una música de flauta o pandero y unas velas de colores encendidas y colocadas en las piedras, aunque no siempre por temor a ser avistados. Tienen lugar unas danzas en círculo bajo la música y en un momento de la ceremonia, aparece un ser masculino que, aparentemente, es una encarnación del demonio temporal, el cual exige obediencia a las mujeres. Casi siempre, como prueba de esa sumisión, introduce en la vagina por la parte trasera un pseudo-pene, que no es humano, ya que todas las declaraciones insisten en que es algo frío y delgado. También puede ser simplemente un objeto o un palo. Después, las mujeres adoran a esa figura.

Esa aparición propone una tarea, un objetivo, y ese objetivo es provocar tormentas, lluvia, vientos, y realizar viajes celestes. En Cataluña, las mujeres acuden a un arroyo cercano y allí tiran al agua una fórmula vegetal especifica para el ritual, mientras salmodian el agua y la golpean con unos palos para provocar la tormenta, que a menudo tiene lugar. Luego se untan con ungüentos vegetales, salmodian rituales e inician un viaje montadas en animales, demonios o escobas, viajando por el aire y recorriendo grandes distancias.

El objetivo final de toda la ceremonia del aquelarre consiste en hacer frente al poder establecido, no sólo de la Iglesia, sino de la nobleza y la burguesía dominantes. Eso se concreta en un dominio de la naturaleza en contra de los intereses -no necesariamente- de las clases dominantes. En hacer llover y provocar tormentas que no son beneficiosas para los campesinos o en provocar pestes y muertes de animales.

Hasta aquí lo que sabemos. Veamos ahora la interpretación de lo que pudo suceder en varias hipótesis que no son excluyentes. Superpuestas, pueden aportar más claridad al asunto.

Primera hipótesis

Sería la interpretación oficial de autoridades y la Inquisición. Las brujas son brujas en negativo, mujeres peligrosas para el orden religioso existente; pactan con el diablo y son dañinas para la sociedad; atentan contra la propiedad y la vida de las personas; son envenenadoras y hechiceras negras que deben ser exterminadas por motivos religiosos. Esta hipótesis contiene escasa verdad y es una lectura totalmente parcial de los sucesos del aquelarre, aunque hay parte de verdad en ella.

Segunda hipótesis

Es la versión ilustrada y moderna, en la cual las brujas eran mujeres alternativas, los aquelarres eran reuniones festivas y el diablo era un hombre disfrazado. En los encuentros se tomaban alucinógenos, como los ungüentos para volar. Los vuelos, por tanto, eran viajes al estilo LSD, había sexualidad y se conspiraba socialmente contra lo establecido. Los rituales y salmodios eran inofensivos y por supuesto, no eran las responsables de los granizos o las plagas.

Tercera hipótesis

Es la opción ligada a la parapsicología. Las brujas eran mujeres alternativas, emancipadas y socialmente enfrentadas a la religión y política establecidas; pero eso no excluye que en sus actos y reuniones no existiesen aspectos en donde estuviese en juego “psi”, es decir, verdaderos fenómenos paranormales. No sólo tenían conocimientos botánicos y médicos, no sólo podían conocer las virtudes de plantas alucinógenas, sino que más allá de esto, eran las depositarias de la vieja religión pagana y sabían como conectar con los arquetipos y las energías de la naturaleza.

Francisco_de_Goya_y_Lucientes_-_Witches_Sabbath_-_Google_Art_Project

Witches Sabbath, de Francisco de Goya; fuente Wikimedia Commons {{GFDL}}

Los aquelarres podían ser fiestas, pero eran también centros de poder para luchar energéticamente contra poderes mundanos. Sus invocaciones a las lluvias y tormentas no eran tan inútiles como presupone la Ilustración; eran el chamanismo de la edad media, y ciertamente, el mal de ojo contra animales o perseguidores eran energías psicológicas reales, quizás fijadas por sugestión telepática. El tema del diablo y su presencia es más complicado de sintetizar y se merecería un trabajo por si mismo. En otra ocasión.

Dr. Phil. Octavi Piulats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s