La ermita de Sant Salvador en Montserrat

La imagen de esta ermita, una cueva en la pared de la roca del “Elefante”, más bien parece un OJO que todo lo ve. Un enorme precipicio rodea el acceso a la ermita, salvaguardando su intimidad. Como lugar de poder y meditación, dos asientos tallados en la misma pared del Elefante, ante un paisaje infinito que llega hasta al mismo mar Mediterraneo al que canta Serrat. Alejada de todo y de todos, se la considera la ermita espiritualmente más elevada de todas, pues está dedicada a aquel Galileo que pasó de Jesús a Cristo.

En siglos anteriores, los visitantes de Montserrat acudían a esta ermita porque existía una lámpara de luz eterna, custodiada día y noche por el ermitaño que la habitaba. Hoy, es básicamente un refugio para escaladores, y pocos son los visitantes que conocen el camino para llegar hasta aquí. Un lugar privilegiado, sin lugar a dudas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s